Si en pocas lineas tuviera que resumir en que se basa nuestra herramienta… Le contestaría con una pregunta, ¿a que se dedica su empresa?

Si su empresa se dedica a la seguridad privada, sistemas o servicios, a la electricidad, a la fontanería, la limpieza, la climatización, las reformas o la construcción, así como a la distribución… si uno de estos sectores es su caso… le indicaría que en los últimos veinte años alguien de su sector nos ha avanzado su manera de trabajar. Dicho de otro modo, en estos sectores ha habido en los últimos años, algún colega de usted que nos ha explicado como trabaja y nosotros le hemos desarrollado el software necesario para su gestión diaria.

Parece una obviedad pero no lo es pues la mayoría de las plataformas están creadas por analistas o informáticos que a penas han tenido o tienen relación con las personas que habitualmente utilizan sus productos. Y es evidente porque es así, pues es más sencillo hacer algo según mi buen entender que plegarme a las peticiones, a veces un tanto caprichosas de un grupo de personas que diariamente se pegan con la administración de una empresa.

Una razón más induce a pensar que esto del desarrollo de aplicaciones está en manos más de técnicos informáticos que de personal administrativo usuario final, lo entenderán como yo también… Les pongo un ejemplo de la automoción… se imaginan que después de fabricar un coche, con todo lo que eso conlleva, se pudiera atender peticiones de como ha de ser la aerodinámica de un modelo después de entregado… Se que el ejemplo parece un poco bobo, pero lo que se pide a veces a un fabricante de software es una vez que todo está diseñado, montado y en distribución… lo cambie todo. Y es que a veces llegan mensajes como este… «por favor… me cambias la ficha de clientes, quiero añadir una nueva dirección de envío de correspondencia… pero si lleva ya tres… si pero necesito una más».

Por estas dos razones es más sencillo fabricar algo, distribuirlo y luego con el tiempo en futuras versiones, ir introduciendo lo que entendamos que el mercado demanda… esta mal que nos pese es la forma de trabajo en la que el sector se mueve.

Primer y gran problema… los programas habitualmente o no hacen lo que el usuario espera o no lo hacen de la manera que el usuario confía.

Nosotros hace años vimos la luz al fondo del túnel, cansados de pelear con esta situación… si modificamos el programa… perdemos rentabilidad y si no lo modificamos perdemos el cliente. Como digo dimos con la tecla, y esta tecla de llama Velneo

¿Y que es esto de Velneo?, bueno como pueden ver en el enlace se trata de una herramienta para desarrollar en corto espacio de tiempo aplicaciones empresariales, ERP, CRM, en resumen aplicaciones de gestión para empresas. Que el desarrollo sea en corto espacio de tiempo permite algo que soluciona de repente el problema que nos acompañaba hasta antes de conocer esta herramienta, y no es otro que el de poder modificar nuestras soluciones verticales a la medida de lo que cada cliente y usuario final demanda.

Por lo tanto y con esto termino este artículo, por lo tanto digo, esta es nuestra gran ventaja de salida, nuestra herramienta de trabajo nos permite hacer soluciones a medida del cliente en corto espacio de tiempo. Ahora que las soluciones ya están hechas y testadas esta herramienta nos permite, podernos adaptarnos a cada cliente nuevo con sus peculiaridades y sus personalizaciones, haciendo las modificaciones que habitualmente precisa sin un sobre coste al precio habitual de cada licencia.

El trabajar de esta manera estos años nos ha permitido y nos permite contar con soluciones verticales verdaderamente contrastadas, no porque lo digamos nosotros sino porque son ellas las que hablan por si mismas. La impresión de cada nuevo cliente después de ver nuestro software es… ¿cuanto tardaré en implantarlo?

A lo largo de los próximos artículos iremos desgranando de que se trata todo esto del desarrollo a medida como forma natural de trabajo.